...mis fotos

A la izquierda Potosí y a la derecha Cochabamba, el río Caine es la frontera entre ambos departamentos...

13.1.11

Precios e incentivos

Opinión publicada en El Diario por Hernán Zeballos H.

II.- Continuando con la escasez de ciertos alimentos que produce el país y la elevación de precios, hoy tocaré otros aspectos y realizaré algunas sugerencias de política.
El tema es de considerable interés de la población, tal como lo revelan algunos columnistas, que no siempre le prestan atención a esta importante área económica. Es el caso de Roger Cortés, que titula su nota: “Alimentos y proyecto nacional”, manifestando que “mientras el Estado se embriagaba en una fiebre de creación de empresa de dudoso futuro, olvidando sus compromisos con su base social y con miles de medianos y pequeños productores… EMAPA necesita más producción, a riesgo de convertirse en una gran empresa importadora”. Yo añadiría que de hecho lo es, contradiciendo su propia denominación.
Otro excelente análisis es el de Svetlana Salvatierra, cuya nota titula: “La falta de política productiva encarece precios de alimentos”, con datos del INE -seguramente subestimados- analiza la subida de precios en carne con hueso, azúcar granulada, papa, carne de res sin hueso y almuerzo fuera del hogar.
Gonzalo Chávez, por lo general preocupado con temas de política monetaria y fiscal, apunta: “en el corto plazo está bien importar alimentos y perseguir especuladores y es poco comprensible que el Gobierno no haya adoptado medidas mucho más efectivas”.
El IBCE, por intermedio de su portavoz Gary Rodríguez, expresa: “es importante que los planes agrícolas contemplen la inversión en proyectos de riego, en tecnología, investigación y extensión agrícola para prevenir una crisis alimentaria y promover la seguridad alimentaria”, son las fórmulas de una política que apunte a fortalecer nuestro aparato productivo.
Frente a esos planteamientos y diagnóstico claro que, como todo el mundo se da cuenta, golpean nuestros bolsillos todos los días de manera creciente, no se puede vivir sin comer y es muy duro padecer hambre; lamentablemente en los últimos 5 años, las respuestas al problema han sido contradictorias: prohibiciones para exportar productos agropecuarios, cuando ello ha contribuido en los últimos 40 años a disminuir nuestra dependencia en la importación de alimentos -recordemos la época de los “barones del estaño”, con alimentos baratos importados, para sobrevivir de la minería, con escasa diversificación productiva-. Pizarras en los mercados, con precios que no se sabe cómo se los determina y quién los aplica. Importaciones apresuradas -en defensa del consumidor- cuando en el mediano y largo plazo lo único que se logra es golpear el aparato productivo y fortalecer el de nuestros competidores -Brasil, Argentina, Perú, Chile- que tienen mayor competitividad por mejores condiciones de producción.
La fórmula de solución es sencilla y la hemos vivido entre 1986 y el 2005, mercado libre, apoyo en las áreas en las que el Gobierno tiene que actuar: innovación tecnológica, asistencia técnica, crédito en condiciones competitivas y, sobre todo, seguridad jurídica en todas las áreas, particularmente en lo que hace a la tenencia de tierra y las condiciones de producción y comercialización. Se requiere devaluar el peso boliviano, para mejorar la competitividad en la exportación de nuestros productos. Para inducir a los productores no se necesita garrote, hay que aplicar incentivos. De otra manera, acabaremos como ciertos países dependiendo de una libreta de racionamiento, para que nos digan qué podemos comer.

Buscar en este blog

...lo más leído del blog en un mes