...mis fotos

A la izquierda Potosí y a la derecha Cochabamba, el río Caine es la frontera entre ambos departamentos...

1.3.11

Tragedia en La Paz; además se reactivó un antiguo movimiento geológico

Foto: Miguel Carrasco
El deslizamiento que causó el colapso de 250 viviendas y comprometió otras 550 en ocho barrios de la ladera este de la ciudad sigue activo, y ayer afectó a viviendas en Kaliri, Jokoni e Irpavi II.
En Kaliri hay casas con agrietamientos, dos de ellas quedaron con sus cimientos al aire y cuatro se vinieron abajo, lo mismo que el coliseo de la unidad educativa privada  Leonardo da Vinci (ver apoyo).
En Jokoni, La Razón verificó el desplome parcial de muros en tres viviendas y en Irpavi II propietarios de siete inmuebles comenzaron a evacuar sus bienes por instrucción de la Dirección de Gestión Integral de Riesgos de la Alcaldía (DEGIR).
El director de Comunicación del Gobierno Municipal de La Paz, Edwin Herrera, confirmó que el deslizamiento, que hasta ayer seguía activo, comenzó a afectar esas tres zonas.
El desastre empezó el sábado en Valle de las Flores y en horas se extendió a Kupini II, Pampahasi Bajo Central, Santa Rosa de Callapa, Callapa, 23 de Marzo. En Cervecería, Metropolitana y Pampahasi Bajo Central continuó ayer la evacuación de los vecinos.
“Se mantienen las 100 hectáreas de deslizamiento, cinco mil afectados, 200 familias en los campamentos o albergues y 800 predios afectados”, dijo Herrera.
El Viceministerio de Defensa Civil precisó que la cantidad de familias damnificadas asciende a 1.300. “Las zonas afectadas por el megadeslizamiento son Kaliri, Jokoni e Irpavi II, dos ellas con rajaduras en el suelo y viviendas, y en la última se está desalojando por precaución”, argumentó Herrera.
En la zona de Kaliri, que se encuentra cerca del río Irpavi y está al frente e Irpavi II, en la mañana de ayer comenzó a presentarse grietas en el suelo y  rajaduras en las casas.
Según el ingeniero de la DEGIR Javier Camargo, dos viviendas tenían sus cimientos al aire y el equipo de retroexcavadoras de esa dirección reconstruyó los taludes erosionados para estabilizar el lugar y salvaguardar los inmuebles.
Fernanda Camargo, vecina de la zona, explicó que el terreno tiene agrietamientos y los técnicos de la Alcaldía le ordenaron que desaloje.
“Ahora (ayer) no hay paso y están trabajando los técnicos de la DEGIR, hasta que salí sólo vi las rajaduras de los suelos y dos de las casas que estaban cerca al puente tenían los cimientos al aire, pero ahora fueron tapados con las excavadoras de la DEGIR”.
Jokoni queda cerca del río del mismo nombre, cuyas aguas desembocan en el río Irpavi. El ingeniero Ballesteros explicó que “las casas que se encuentran cerca del río presentaron rajaduras en su estructura y agrietamientos en el suelo”.
Según Ballesteros, las casas se están evacuando y los vecinos del lugar tienen la orden de desalojar los inmuebles. En Irpavi II, la Alcaldía ordenó que los vecinos de las viviendas que se encuentran cerca del río Irpavi desalojen sus hogares para que no corran ningún riesgo.
De acuerdo con una evaluación del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), activado en el marco de la alerta roja declarada por el Gobierno municipal en las zonas Valle de las Flores, Remodelación Prolongación Kupini II, Sustitución parcial y Complementación Vecinal Sector Kupini II, Remodelación Santa Rosa de Callapa, Remodelación Valle de las Flores Sector B, Remodelación Santa Rosa de Azata, Unidad Vecinal Pampahasi Bajo, Pampahasi Bajo Central, Sector Cervecería, Sector Metropolitana y  Las Dalias, pertenecientes a los distritos 16 y 17 de la ciudad,  el caudal del río Irpavi subió seis metros.
Camargo explicó que hay tres retroexcavadoras de la DEGIR que están realizando trabajos de “encamellamiento y formación de taludes de piedras y tierra cerca de las casas de Irpavi II para que las viviendas y el terreno no cedan y colapsen”. Según el ingeniero, los traslados se ordenaron por precaución para que los vecinos tengan sus cosas listas o tengan menos ropa y otros bienes a la mano en caso de que el Irpavi se desborde.
Otro de los temores es la caída del puente de Callapa, que une la zona con Irpavi II, esta estructura de hormigón perdió uno de sus pilares de apoyo y si bien está cerrado al paso, su caída puede afectar al puente metálico, por donde se evacúa a los damnificados.
En Valle de las Flores, la mitad del cementerio resbaló y ahora se encuentra en los predios de Callapa. Esta zona colapsó el sábado a las 8.00 y atrapó a dos volquetas, una retroexcavadora y un auto de la dirección de riesgos.
En el lugar, el ingeniero Camargo explicó que las calles muestran que aún existe “movimiento geodinámico” en el suelo arenoarcilloso ya que en horas de la mañana de ayer aparecieron nuevas grietas en las calles. Callapa casi ha desaparecido.
El traslado de los enseres se realiza en forma manual en tanto se habilite el ingreso de vehículos a la zona. En reunión con los funcionarios de la DEGIR, el alcalde paceño  Luis Revilla instruyó que se estudien las formas para solucionar de manera inmediata la estabilización del puente metálico, única vía de salida para que los damnificados rescaten sus pertenencias,  y además evitar el colapso total del otro puente que une a Callapa con Irpavi II.

Se reactivó un antiguo movimiento geológico
El ingeniero Jorge Ballesteros, del DEGIR, explicó que el megadeslizamiento que afecta a la ladera sudeste fue una reactivación de movimientos geodinámicos que se registraron en 1930. En este mismo punto hace 25 años se produjeron otros pequeños deslizamientos. Ballesteros dijo que el suelo colapsado formó una capa de tierra donde se asentaron las casas que ahora están agrietadas o derrumbadas. Eso más el alcantarillado precario y las filtraciones causaron el desastre.

Buscar en este blog

...lo más leído del blog en un mes