...mis fotos

A la izquierda Potosí y a la derecha Cochabamba, el río Caine es la frontera entre ambos departamentos...

7.6.11

‘El despachante de aduanas garantiza el correcto pago de los tributos’

Carlos Andia. Secretario Ejecutivo de la Cámara Nacional de Despachantes de Aduana, enfatiza en que la participación de los auxiliares de la función pública, como manda la Ley General de Aduanas, es esencial en el proceso de regularización de los vehículos indocumentados que entraron ilegalmente al país y que hoy tienen espacio para una nueva amnistía; sin embargo, le preocupa que la nueva norma no permita su trabajo que minimiza el riesgo de fraude y espera el reglamento.
— ¿Cuál es la posición de la CNDA frente a la ley para los vehículos chutos?
— En este  proceso de saneamiento de propiedad de vehículos indocumentados figura que se haría sin la participación de los despachantes de aduana. Eso genera una  profunda preocupación. Sin embargo, de lo que se trata es de que vehículos que han ingresado del resto del mundo en el país, quizá de manera ilegal, tienen que sanear su situación. Para esos aspectos, los despachantes de aduana como auxiliares de la institución pública debemos coadyuvar a que cualquier disposición que salga de la Asamblea Plurinacional arriben a buen puerto y sea exitosa.  Nos ha preocupado que no se tome en cuenta el trabajo técnico de los despachantes.
— ¿Hay  alguna norma que señale que es necesaria la participación del despachante de aduana?
— Sí. La Ley General de Aduanas (vigente) tiene todo un capítulo que se refiere a la función pública que desempeña el despachante de aduanas como el profesional  que se ocupa de que se cumplan las normativas y las disposiciones aduaneras.
— ¿No lo puede hacer otra institución o profesionales?
— No, porque el despachante de aduanas se somete a una serie de exámenes de pruebas, actualizaciones en conocimientos de la normativa aduanera para poder tener una licencia. Ahora, como propietario, voy a hacer una nacionalización o sanear un vehículo, hago alguna omisión o pago un tributo inferior al que debería hacer, después de que el oficial de aduanas me ha dado el visto bueno y nunca más me van a ver, más aún si soy del área rural... El despachante de aduana como tiene esta garantía por los tributos es el que responde al Estado. Mantenemos una carpeta  donde está toda la documentación física desde la factura, documentos de transporte, cómo se ha liquidado los tributos para esa importación, el pago que se ha hecho, la DUI (Declaración Única de Importación). Muchas veces un propietario de vehículos que tiene que presentar  la DUI a alguna instancia del sector público le pide al despachante de aduana una papeleta legalizada y éste tiene la potestad que le otorga la Aduana Nacional para hacer aquello. Si no participamos se va a perder el rastro.
— ¿La Aduana bajo la norma  actual puede hacerse cargo de estos procedimientos?
— La Aduana siempre se ha hecho cargo de toda la normativa, pero quien se presenta para poderse acoger a este proceso es el propietario del vehículo. En los anteriores procesos (amnistías) el propietario llevaba físicamente el vehículo a un recinto  aduanero y allí el despachante de aduanas facilitaba que  la operación sea expedita. Un minibús de 15 ó 16 asientos o de  2.400 cm cúbicos de motor a gasolina, diésel o gas, o si es del Japón o de Corea o China, todos esos son parámetros que permiten fijar el valor. No digo que sea una cosa de otro mundo pero la parte técnica de determinar el valor y la partida arancelaria para el correcto pago de tributos y para que la Aduana recaude lo correcto, por supuesto el despachante tiene un papel trascendental.
— ¿Cuánto tiempo tarda?
— Si hablamos de una cantidad tan grande de vehículos y de un plazo limitado (tres meses); asumiendo que trabajarán sábado y domingo van a tener que nacionalizar mil vehículos por día.  En experiencias pasadas con la intervención de los despachantes se tardaba un promedio de dos días, en el 2004 con la última amnistía. No representamos un costo para el Estado.
— ¿Cuál era el costo mínimo que se pagaba?
— Era como unos 20 dólares de un proceso con valor de 10 mil dólares. Pero ahora sigue el problema de congestión en la Aduana y no hay funcionarios suficientes.  ¿Qué va a pasar con el resto de las importaciones regulares? Si no hay alguien que sea el nexo y el facilitador entre el propietario del vehículo la administración aduanera también se va a afectar.
— ¿Esta ley abriría el paso para que se elimine al despachante  de aduanas en Bolivia... en contracorriente de lo que sucede en el mundo?
Si estaríamos. Pero sucede que la propia Ley de Aduanas vigente dice que el trabajo del despachante de aduanas es opcional; lo mismo sucede en países como  Brasil, Argentina, Perú. Todos los importadores o el 99% trabajan con despachantes de aduanas; son los facilitadores para que las operaciones comerciales se hagan de manera mucho más expedita y minimiza el riesgo de fraude y el no pago de tributos.
— Después de promulgada se tendría 15 días para hacer el registro, ¿cuánto podrá cambiar el procedimiento en el reglamento a la ley?
Operativamente va a ser muy complicado por el número de vehículos que hay... lo que yo entiendo es que primero se registra y recién se programará, algún rato, todo el proceso en 90 días. En los anteriores eran  vehículos, pero ahora entran tractores y maquinaria agrícola.
— ¿Como procedimiento el tractor tendría que ir a un recinto aduanero?
— Imagino que la Aduana tendría que tomar una decisión, como en el Chapare, Beni, Pando o Cobija, donde hay muchos indocumentados, de poner una ‘sucursal’. La ley es más macro, pero vale la pena analizarlo y tendría que estar en el reglamento e implicaría mucho más logística, infraestructura e inversión para el Estado.
— ¿Qué pasa con vehículos legalmente importados?
— Sale con la DUI que ya tiene todo en regla y refleja que se han pagado todos los tributos y puede ir al municipio que le corresponda para tramitar placas.
— ¿Presentarán propuestas para el reglamento a la nueva ley para los chutos?
— Importante es señalar que la labor nuestra es coadyuvar. Hay 200 empresas (micro y pymes) de despachantes de aduanas en el país. Esperamos que realmente sea por última vez y que no se dé  ni mínima cobertura al contrabando, que no es bueno para el país.

Svetlana Salvatierra. Publicado en El Financiero, 5 de junio 2011

Buscar en este blog

...lo más leído del blog en un mes