...mis fotos

A la izquierda Potosí y a la derecha Cochabamba, el río Caine es la frontera entre ambos departamentos...

14.11.11

Alpaca Fashion 2011 integra pymes a mercados exigentes

22 pymes bolivianas de productos manufacturados de pelos finos de camélidos se reunieron con siete compradores interesados en contactos de negocios de exportación dirigidos a tiendas especializadas con clientes de medio y alto poder adquisitivo.
El evento Alpaca Fashion 2011, organizado por la Cámara de Exportadores de La Paz (Camex), con apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), a través de su proyecto PC-Bolivia y la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, promovió la primera misión comercial a la inversa de compradores norteamericanos para el sector de prendas elaboradas con fibras de camélidos.
La gerente de la Camex, Beatriz Espinoza, expresó que “esperamos llegar a $us 400.000 en intenciones de negocios y que unas 5 ó 6 empresas puedan hacer un negocio a largo plazo”.
“Este momento es para conocernos, ver los productos y por medio de las comunicaciones ponernos de acuerdo sobre las muestras; después vendrán los pedidos porque yo tengo que revisar todo con mi equipo y conjuntamente tomamos las decisiones. Esto puede ser cosa de pocos días o de varios meses, depende de los artículos y la comunicación con los productores”, detalló Jim Petkiewicz, de la empresa Frog Tree Yarns T&C Imports.
Su empresa la fundó en 1995 y trabajó en varios países de América Latina luego de realizar negocios en África y Asia. “Ahora estamos enfocados en las Américas”, señaló Petkiewicz.
Frog Tree Yarns T&C Imports es una compañía que trabaja bajo el concepto de comercio justo en líneas de fibras naturales para tejer. Por ello, explicó que necesitan las muestras de prendas para que sus tejedoras “puedan ver cómo se teje el hilo y cómo queda la prenda terminada”. Además, anunció que “estamos abriendo otra compañía dedicada a comercializar prendas terminadas y no sólo hilos. Es un nuevo esfuerzo que estamos montando”.
No es la primera vez que tienen contacto de negocios en el país. “Tenemos experiencia con Bolivia desde 1985, pero trabajando desde 1995. Empezamos con Fotrama en Cochabamba. Después, más que nada trabajamos un poquito con organizaciones muy pequeñas de comunidades y pueblos lejanos y grupos indígenas. Fue el primer paso y esfuerzo que hicimos para estrechar relaciones con empresas y compañías bolivianas”, recordó Petkiewicz.
Y precisó que los productos que esta empresa desarrolla, “con nuestros socios en Bolivia y Perú”, tienen clientes en Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Nueva Zelanda y Australia.
Actualmente tienen relaciones comerciales con 12 empresas y miles de clientes. Aclaró que no venden en grandes cadenas de tiendas en países desarrollados. “Procuramos trabajar con tiendas independientes, con gente de la comunidad que tiene su propio negocio, en Canadá e Inglaterra”.
El motivo: la calidad y costo elevado de las prendas elaboradas con alpaca, vicuña y llama.
“La característica de los compradores es que son pymes: no son grandes cadenas que hagan pedidos grandes que no puedan cumplir nuestras empresas, sino lo que ellos están ofertando”, según su capacidad de producción aclaró Espinoza. Además, destacó que el comercio de este tipo de prendas de exportación está dirigido a clientes en segmentos de poder adquisitivo medio y alto.
“Estas empresas tienen esa perspectiva de compra”, enfatizó.
En Bolivia, el sector de camélidos y confecciones registró en 2010 un valor de exportación de 9,59 millones de dólares, un crecimiento del 18% en relación a 2009. Hasta agosto de este año, se exportó 6,06 millones de dólares, monto superior en un 17% más que el mismo periodo en 2010.
¿Hay demanda en el mundo para este tipo de productos? La respuesta fue afirmativa con algunas precisiones de lo que sucede en los mercados. “Vivimos en un mundo globalizado y todo tiene su efecto. Lo que vemos en 2011 es una baja en la demanda por la misma crisis que estamos viviendo en nuestro país (EEUU). Pero lo que hemos visto es que va a haber más demanda desde otros países como Nueva Zelanda, Australia y un poco en Europa”, sostuvo Petkiewicz.
“Uno se tiene que defender y no se puede quedar o enfocar en un solo mercado porque si va para bajo, pues está fregado uno...”, manifestó el comprador.
En ese marco, a Bolivia le toca seguir compitiendo, en desventaja, en los mercados ganados para las prendas de alpaca. La representante de la empresa Peruvian Link, Karina Pomroy, enfatizó que  las exportaciones bolivianas al mercado estadounidense no son competitivas porque deben pagar aranceles y las peruanas no.
“En EEUU compran productos de alpaca porque saben que son de calidad”, expresó el vicepresidente de la Casmex, Larry Serrate.
Advirtió que el “Perú tiene una política muy agresiva para abarcar el mercado, bien por ellos, ojalá pudiésemos imitar algo así. Pero no podemos permitir que nos desplacen del mercado norteamericano tan fácilmente. Esta  iniciativa (Alpaca Fashion 2011) es para mantener lo que tenemos y agrandar en la medida de lo posible los mercados”. Esto, mientras los exportadores bolivianos esperan la firma de nuevos acuerdos o que regresen las preferencias arancelarias, indicó.

 SS. Publicado en El Financiero, 13 noviembre 2011

Buscar en este blog

...lo más leído del blog en un mes