...mis fotos

A la izquierda Potosí y a la derecha Cochabamba, el río Caine es la frontera entre ambos departamentos...

15.2.12

En Bolivia hay libertad de expresión ¿Usted qué opina?

En Bolivia hay libertad de expresión
¿Usted qué opina?

El 10 de enero de 2012 el premio Claudio Ferrufino, ganador del Premio Nacional de Novela Alfaguara 2011, escribió el artículo de abajo en su columna en el diario cruceño El Día



logo-eldia

TIEMPO DE SOLUCIONES
CLAUDIO FERRUFINO

Nos desgañitamos criticando al régimen, pero el amo del Palacio Quemado parece reírse. Hace mucho que Morales ha perdido su derecho a ser presidente. Y no es asunto de remover la democracia de su ya endeble pedestal, sino de removerlo. Razones sobran, pero luego de algún hervor, que pudo convertirse en infierno para su señoría a tiempo de la marcha de los indígenas de tierras bajas, vuelve la calma, que se dirá chicha, calma chicha, porque así sucede en el Ande.

A no confiarse, sin embargo, la aparente desidia, inercia, de los pueblos indios suele hacer explosión cuando menos se lo espera. Pero para ello, dado el caso, tiene que haber no una vanguardia estilo leninista para guiarla sino un conjunto de gente con capacidad de saber qué se quiere y cómo solucionarlo. Se dejó pasar la oportunidad, allí cuando La Paz recibió a los marchistas y los jerarcas se orinaban a puertas cerradas, sin ánimo siquiera de mirar al pueblo que tal vez entonces habría ejercido la brutal justicia de las masas. Pienso en los agitadores rusos de fines del XIX y principios del XX; jamás habrían dejado escapar algo así. La mesa estaba servida, y se habían dado demasiadas muestras de qué sucedería. Mucha antelación para muy poco organizado. Pero es que aún no dejamos de lado la cuasi divinidad del curaca. Evo representó, y todavía lo hace en el subconsciente, el gran anhelo de los bolivianos, de haber, en su patética mitomanía íntima, alcanzado visos que parecían imposibles.

Mentira, todo mentira casi a ritmo de bolero. Para crecer hay que desgajarse de la provincia, de la mentalidad infantil. Y no se malentienda que implica ir contra valores culturales, ancestrales, ni nada por el estilo. Pensamos en términos locales, cerrados, nimios, mezquinos. Incluso en la soberbia puesta en escena del masismo para dar un estrado internacional, universal, a su letanía enfermiza, jamás se superaron los límites de la idiosincrasia de pueblo. Sus caciques, de abarca y poncho, o pantalón y aretes, no dejan de ser pedigüeños que no miran más allá de la jeta, rastreros, corruptos, ladrones, malandrines, marxistas de tres por cuatro, medios hombres, payasos, bufones, eterna corte de milagros.

Si es de no creer, al verlos, y verlas, ya que Evo tiene a bien poner masculino y femenino a todo, que los individuos estos nos representan. No hay crisis política ni moral, esta es una crisis humana, porque somos un colectivo que se ha acostumbrado a las migajas, a idolatrar a cualquier invertido (pies por cabeza), a creer lo mínimo, a ensalzar lo poco, a magnificar el detalle. ¿Por qué? Porque es más fácil. En gobierno, deporte, literatura, y añadan la lista al infinito. Tanta la aflicción al contemplarlo que hasta semeja que, como dicen, vamos doscientos años detrás, y al ritmo que va el mundo iremos aumentando centurias a la diferencia.

Ahora bien, hay que ser prácticos y saber que no lograremos mucho de golpe, que este es un proceso largo y penoso, pero que en el momento actual se debe decidir, como primer paso profiláctico, que el gobierno actual no va más, no puede ir más, porque de hacerlo dejará ruinas, campesinos que no saben sembrar, naturaleza destruida, riqueza innombrable de pocos y cimientos destrozados. Quitar el poder a Morales no es asunto ya de matiz ideológico-político. Hablamos de supervivencia. Y si no lo hacemos nosotros lo harán de afuera, dejándonos mal parados, dependientes como siempre, huérfanos y fracasados. Si en verdad hay oposición, gente que quiere a esta tierra pobre, pobre tierra, debe utilizar de inmediato los recursos legales para terminar la parodia. O, ya que las cuerdas se van estirando demasiado, lo hará Brasil bajo presión, Estados Unidos, cualquiera menos los que estamos obligados a hacerlo. Y si hay sangre, que corra sangre, que los ídolos también la tienen.


 El 14 de febrero de 2012, el Viceministro de Descolonización opinó que Ferrufino es racista. 

La noticia se publicó en el periódico digital Oxígeno:

Viceministro alimenta controversia por un artículo del premio Nacional de Novela
14 de Febrero, 2012, Por: La Redacción de Oxígeno
La Paz, 14 de febrero (Oxígeno).- El viceministro boliviano de Descolonización, Félix Cárdenas, calificó de racista y funcional a la oposición en el país un artículo de opinión del escritor Claudio Ferrufino, ganador del Premio Nacional de Novela Alfaguara 2011.
Es un escrito racista y funcional a la oposición que hace recordar por su proyección ideológica a Rubén Costas, Branko Marinkovic, y Leopoldo Fernández, todos enemigos del proceso de transformaciones sociales en Bolivia, señaló el viceministro Cárdenas.

"Nos desgañitamos criticando al régimen, pero el amo del Palacio Quemado parece reírse. Hace mucho que Morales ha perdido su derecho a ser presidente. Y no es asunto de remover la democracia de su ya endeble pedestal, sino de removerlo. Razones sobran, pero luego de algún hervor, que pudo convertirse en infierno para su señoría a tiempo de la marcha de los indígenas de tierras bajas, vuelve la calma, que se dirá chicha, calma chicha, porque así sucede en el Ande", escribió Ferrufino, en un extenso artículo publicado en el diario El Día de Santa Cruz.

Ferrufino al final de su artículo plantea: Si en verdad hay oposición, gente que quiere a esta tierra pobre, pobre tierra, debe utilizar de inmediato los recursos legales para terminar la parodia. O, ya que las cuerdas se van estirando demasiado, lo hará Brasil bajo presión, Estados Unidos, cualquiera menos los que estamos obligados a hacerlo. Y si hay sangre, que corra sangre, que los ídolos también la tienen.

La opinión de Cárdenas coincide con la del articulista Diego Vicente Flores, que en el diario Cambio subrayó bajo el título "Premio a la Vergüenza" que Ferrufino, autor del libro Diario secreto, no merece tan honroso galardón porque denigra injustamente a los indígenas y al presidente Evo Morales.

"En el caso que nos ocupa, los miembros del jurado de la última obra que ganó el Premio Nacional están libres de culpa, porque si hubieran tomado en cuenta los antecedentes racistas y políticos de Claudio Ferrufino Coqueugniot, premio 2011, sin lugar a dudas no le hubieran otorgado ni siquiera una mención", dice Vicente Flores, en reacción al artículo Tiempo de soluciones, firmado por Ferrufino.

"Tanta ignorancia en un Premio de Novela parece increíble, sigamos con sus afirmaciones: 'Se dejó pasar la oportunidad, allí cuando La Paz recibió a los marchistas y los jerarcas se orinaban a puertas cerradas, sin ánimo siquiera de mirar al pueblo que tal vez entonces habría ejercido la brutal justicia de las masas. Pienso en los agitadores rusos de fines del XIX y principios del XX; jamás habrían dejado escapar algo así'”


Y también en el diario digital argentino Telam:

Califican de racista al autor de novela premiada en Bolivia

El viceministro boliviano de Descolonización, Félix Cárdenas, calificó de "racista y funcional a la oposición en el país" un artículo de opinión del escritor Claudio Ferrufino, ganador del Premio Nacional de Novela Alfaguara 2011.
 "Es un escrito racista y funcional a la oposición que hace recordar por su proyección ideológica a Rubén Costas (gobernador cruceño), Branko Marinkovic (ex dirigente cívico de Santa Cruz) y Leopoldo Fernández (ex prefecto de Pando), todos enemigos del proceso de transformaciones sociales en Bolivia", dijo Cárdenas, citado por la agencia cubana Prensa Latina.

La opinión del funcionario boliviano coincide con la del periodista Diego Vicente Flores, que en su columna del domingo en el diario Cambio subrayó que Ferrufino, autor del libro "Diario secreto", "no merece "tan honroso galardón" porque denigra injustamente a los indígenas y al presidente Evo Morales.

"Sus caciques, de abarca y poncho o pantalón y aretes, dejan de ser pedigüeños que no miran más allá de la jeta, rastreros, corruptos, ladrones, malandrines marxistas de tres por cuatro, medios hombres, payasos bufones, eterna corte de milagros", señala parte del artículo polémico de Claudio Ferrufino.

Por su parte, la diputada del Movimiento Al Socialismo, Marianela Paco, una de las impulsoras en Bolivia de la Ley de Lucha Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, afirmó que "este escrito con expresiones racistas debe ser evaluado por las instancias competentes para hacer una demanda legal." Y remarcó que "hace daño a la dignidad de los bolivianos", al mismo tiempo que explicó que "desde hace más de veinte años él no vive en el país, por tanto desconoce su realidad".

"La Constitución Política del Estado de Bolivia reconoce la condición de plurinacionalidad, precisamente para un propósito de inclusión, y no es posible que en pleno siglo XXI alguien siga viviendo en el siglo XIX", concluyo la asambleísta.


El 15 de febrero de 2012 el escritor Diego Vicente Flores opinó lo siguiente en el periódico Cambio sobre el ganador del Premio Nacional de Novela Alfaguara 2011


  Premio a la Vergüenza

Opinión ... los miembros del jurado de la última obra que ganó el Premio Nacional están libres de culpa, porque si hubieran tomado en cuenta los antecedentes racistas y políticos de Claudio Ferrufino Coqueugniot, premio 2011, sin lugar a dudas no le hubieran otorgado ni siquiera una mención.


Diego Vicente Flores * (Aporrea)

El Premio Nacional de Novela se entrega cada año luego de la presentación de obras hasta agosto. Los miembros del jurado califican los trabajos presentados, en algunos casos, todas buenas obras, en otros, no muy buenas, como es normal.

En la mayor parte, los autores son desconocidos y el jurado no tiene por qué conocerlos, ya que la presentación se la realiza con seudónimos, es decir, califica tomando en cuenta si la obra fue la mejor, podrá ser muy buena, buena o regular.

Por eso, en el caso que nos ocupa, los miembros del jurado de la última obra que ganó el Premio Nacional están libres de culpa, porque si hubieran tomado en cuenta los antecedentes racistas y políticos de Claudio Ferrufino Coqueugniot, premio 2011, sin lugar a dudas no le hubieran otorgado ni siquiera una mención.

Explico por qué Ferrufino no debía merecer un premio tan honroso. En un artículo, escrito por él y publicado por el periódico derechista de propiedad de Branko Marinkovic,  El Día, de Santa Cruz, denigra injustamente a los indígenas bolivianos, se observa que desconoce totalmente la realidad boliviana y de nuestros campesinos y de nuestra historia. No podía ser de otra manera, vive en los Estados Unidos desde los años 80.

Pero va incluso más allá, conspira, convoca a derrotar al presidente Evo Morales Ayma, y afirma con total desparpajo, y atenido a que logró el Premio de Novela, que se perdió la mejor oportunidad de sacar al indio del Palacio durante la marcha del Tipnis, reconociendo indirectamente que ésta fue totalmente política y no de defensa del medio ambiente.

Veamos qué dice Ferrufino de nuestros campesinos y del liderazgo que ejerce el presidente Morales no sólo con los indígenas, sino clases medias, e incluso un importante sector empresarial y productor.

“Nos desgañitamos criticando al régimen, pero el amo del Palacio Quemado parece reírse. Hace mucho que Morales ha perdido su derecho a ser presidente. Y no es asunto de remover la democracia de su ya endeble pedestal, sino de removerlo”.

Ferrufino pide cambiar al presidente elegido democráticamente y por primer vez en la historia de Bolivia, por si desconoce, primero con el 54% y luego con el 64%, sin tomar en cuenta, el revocatorio, en el que obtuvo un apoyo del 67%.

Tanta ignorancia en un Premio de Novela parece increíble, sigamos con sus afirmaciones: “Se dejó pasar la oportunidad, allí cuando La Paz recibió a los marchistas y los jerarcas se orinaban a puertas cerradas, sin ánimo siquiera de mirar al pueblo que tal vez entonces habría ejercido la brutal justicia de las masas. Pienso en los agitadores rusos de fines del XIX y principios del XX; jamás habrían dejado escapar algo así”.

¿Y qué piensa Ferrufino de nuestros indígenas? ¿Dónde están las leyes contra el racismo? No se lo puede procesar a este que se fue de Bolivia a hablar mal de la mayoría de la población boliviana. Así piensa este Premio de Novela de los indígenas bolivianos.

“Sus caciques, de abarca y poncho, o pantalón y aretes, no dejan de ser pedigüeños que no miran más allá de la jeta, rastreros, corruptos, ladrones, malandrines, marxistas de tres por cuatro, medios hombres, payasos, bufones, eterna corte de milagros”.

“Si es de no creer, al verlos, y verlas, ya que Evo tiene a bien poner masculino y femenino a todo, que los individuos éstos nos representan. No hay crisis política ni moral, ésta es una crisis humana, porque somos un colectivo que se ha acostumbrado a las migajas, a idolatrar a cualquier invertido (pies por cabeza), a creer lo mínimo, a ensalzar lo poco, a magnificar el detalle. ¿Por qué?, porque es más fácil.

En gobierno, deporte, literatura, y añadan la lista al infinito. Tanta la aflicción al contemplarlo que hasta semeja que, como dicen, vamos doscientos años detrás, y al ritmo que va el mundo iremos aumentando centurias a la diferencia”.

Tanto odio, tanto racismo, en esas expresiones, que es de no creer. Cómo es posible que el jurado haya otorgado un premio a ese xenófobo y racista, acaso no se toma en cuenta los antecedentes de quienes presentan sus obras, si no fuera así, deberían tomarse en cuenta para el futuro. Su artículo de total conspiración dice además.

“Ahora bien, hay que ser prácticos y saber que no lograremos mucho de golpe, que éste es un proceso largo y penoso, pero que en el momento actual se debe decidir, como primer paso profiláctico, que el gobierno actual no va más, no puede ir más, porque de hacerlo dejará ruinas, campesinos que no saben sembrar, naturaleza destruida, riqueza innombrable de pocos y cimientos destrozados.

Quitar el poder a Morales no es asunto ya de matiz ideológico-político. Hablamos de supervivencia. Y si no lo hacemos nosotros lo harán de afuera, dejándonos mal parados, dependientes como siempre, huérfanos y fracasados.

Si en verdad hay oposición, gente que quiere a esta tierra pobre, pobre tierra, debe utilizar de inmediato los recursos legales para terminar la parodia. 0, ya que las cuerdas se van estirando demasiado, lo hará Brasil bajo presión, Estados Unidos, cualquiera menos los que estamos obligados a hacerlo. Y si hay sangre, que corra sangre, que los ídolos también la tienen”.

Qué tal, éste no debería nunca haber alcanzado un honor de esta naturaleza, menos en Bolivia, debía merecer el premio a la vergüenza, a la xenofobia, y a la conspiración. Tener que soportarlo, ¿a título de qué? Arengando en el periódico de un prófugo, del que intentó, con mercenarios croatas, generar violencia y terrorismo en Bolivia.

Nadie pide que tenga una línea política establecida, se demanda respeto a quienes habitan esta tierra bendita, rica y hermosa, y que son la mayoría, porque los campesinos son más del 35 por ciento de la población boliviana y gracias a ellos, la alimentación no falta en las áreas urbanas. Quizá valga la pena, en el futuro, a qué clase de personas se entregan premios en Bolivia. Lo lamentable es que el Ministerio de Culturas nunca dijo “esta boca es mía” luego de la aparición de ese vergonzoso artículo.

* Es escritor


-----------------------------------------------------------------------------------------------
En esta dirección están las columnas de Claudio Ferrufino
http://www.eldia.com.bo/index.php?nc=Claudio-Ferrufino-&c=Columnistas-Online&cat=308&pla=1&idnc=4243

Buscar en este blog

...lo más leído del blog en un mes