...mis fotos

A la izquierda Potosí y a la derecha Cochabamba, el río Caine es la frontera entre ambos departamentos...

23.11.13

Juan Carlos Martinez: ‘Se ha avanzado mucho en la corrección de los desequilibrios macroeconómicos’

Juan Carlos Martínez. Es profesor de IE Business School y visitó por primera vez el país para dar charlas a empresarios, algunos exalumnos de la reconocida escuela de negocios española. Remarcó que la práctica de la economía es clave. Confirma que Bolivia tiene buena macroeconomía, sin embargo no sabe promocionarla y arrastra mala imagen por las expropiaciones. Entre lo anecdótico, le llamó la atención el cambio de altura entre El Alto y La Paz.

— ¿Cuán importante es la formación de emprendedores en IE Business School?
— Es fundamental en todos nuestros programas. Los alumnos tienen que desarrollar un proyecto de emprendimiento durante su maestría. Hay un número importante de alumnos que crean sus propias compañías, especialmente por la situación laboral en Europa, muchos optan por montar su proyecto en lugar de buscar un empleo. Los alumnos no sólo se focalizan en España, sino los llevan a sus países de origen (cuentan con alumnos de 90 países). Tenemos un departamento dedicado a hacer seguimiento e incluso facilitar rondas con inversores.
— ¿Como profesor de Economía, puede destacar tres aspecto que han cambiado en el mundo en estos 20 años?
— En general, cambió la economía. La economía que enseñamos es práctica para que (los educandos) entiendan lo que está pasando y adapten sus compañías a ese entorno. Analizamos la coyuntura económica de diferentes partes del planeta, en ese sentido hemos visto de todo. En 1992, cuando empecé a dar clases, la economía española era complicada, entramos en recesión en 1993, luego a un periodo de ajuste y vino un auténtico milagro, un boom económico; hoy estamos nuevamente en crisis y ajuste. En los 90 las economías latinoamericanas salían de la década perdida y empezaban la época de ajuste, ahora muchas de ellas están en un momento dulce. China apenas sonaba en 1991, su economía no tenía la influencia que alcanzó 15 y 20 años después. Si tuviéramos que resumirlo en tres hitos, para mí lo más importante es el proceso de unificación monetaria europea, el euro. Lo segundo es el ascenso de las economías emergentes, como China, que ahora tienen una mayor influencia en la economía mundial; hace 20 años se hablaba de las grandes locomotoras que eran Estados Unidos, Europa y Alemania y hoy es una realidad distinta con China, Brasil y México. El tercer tema sería que en estos 20 años se ha avanzado mucho en la corrección de desequilibrios macroeconómicos, en todos los niveles. En América Latina, los 80 fue la década de la hiperinflación del 7.000%  —25.000% en Bolivia que hoy ronda por el 5%, es alta pero el país crece al ritmo del 5% y 6%—. Se ha perfeccionado el manejo de la economía, y resulta complicado y sorprendente que quizá donde menos se esté cumpliendo sea en Europa, donde los desequilibrios macroeconómicos y el endeudamiento nos han llevado a esta situación.
— ¿Y en este momento cuáles son los temas del análisis?
— La situación en Europa, hemos tenido notas de crecimiento muy buenas en este segundo trimestre pero todavía vamos a ver si eso es flor de un día o se consolida. Y es preocupante que haya una desaceleración importante en China, eso está contagiando a muchos países sobre todo de Latinoamérica en los precios de las materias primas. Son los dos grandes aspectos que hay que vigilar en estos momentos. Parece que Estados Unidos y Japón están mejor. Centrados en el hoy también está el tema del petróleo por lo de la situación en Siria.
— ¿En el mundo ideal cómo debe comportarse la economía?
— Debería dejar de darnos quebraderos de cabeza (sonríe). El crecimiento económico debería ser el necesario para acabar con la pobreza y las desigualdades, eso es lo importante. Se avanzó en estos años, pero hay mucho por hacer.
— ¿Cuál debería ser el giro en la teoría para atender estos grandes problemas?
— No creo que haya que hacer un giro en la teoría, creo que tiene que estar en la práctica. Lo más importante es tener respeto por la estabilidad macroeconómica. Me gusta el ejemplo de Lula da Silva (expresidente de Brasil), lejos de hacer una economía populista hizo una muy ortodoxa: la tarta que había que partirla en trozos más pequeños para que todos pudieran comer la hizo mucho más grande para que muchos más tengan acceso a un pedazo. Una política económica de ortodoxia macroeconómica con fuerte orientación social ha cambiado una economía donde 25 millones de personas se han incorporado a la clase media, pero falta mucho por hacer en ese país.
— ¿Y en su análisis cuál es la mirada que tienen sobre Bolivia?
— Está muy mediatizada por los asuntos de las expropiaciones a las empresas españolas Repsol, Red Eléctrica y Aena y Abertis y   es lo que genera quizá más titulares sobre esa falta de seguridad jurídica en algunos casos. Luego, es verdad que cuando empiezas a analizar la economía boliviana es un país que tiene cierta estabilidad política que no tuvo hace mucho tiempo y está sabiendo aprovechar los grandes recursos  naturales que tiene (precios altos de materias primas). Todo apunta a que esta vez la cosa es distinta  y en ocho años la economía de Bolivia se ha multiplicado por cuatro y eso es importante. Creo que está viviendo una buena racha, que sirva para un crecimiento sostenible y duradero y para que la pobreza se erradique, pero Bolivia no sabe promocionarse.
— ¿Cuál el rol del empresario?
— Está para generar riqueza por medios lícitos. El mundo empresarial también ha cambiado. Las empresas occidentales compiten con grandes corporaciones brasileñas, rusas, chinas o mexicanas. Es un fenómeno que va a continuar y deben darse cuenta de que el mundo se ha hecho más pequeño y mucho más global y su mercado debe tener una vocación más allá del local. Hay que adaptarse para sobrevivir. La internacionalización, innovación y la formación son importantes.

Perfil
Nombre: Juan Carlos Martínez
Profesión: Economista
Cargo: Profesor de Economía de IE Business School
Profesor de Economía a tiempo completo
Nació en Madrid, España. Es Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid. Tiene un MBA por el IE Business School y es Doctorando en Historia Económica en la Universidad Complutense de Madrid. Desde 1992 es profesor de las materias Entorno Económico y Método del Caso y Habilidades Directivas del IE Business School.
También es director general de la División Corporativa IE Business School. “La escuela cumple 40 años y tenemos vocación de seguir potenciando la unidad de formación de empresas, especialmente con la internacionalización de las actividades trabajando con distintas compañías del mundo. Nos hemos situado como una de las escuelas de negocios más importantes del mundo, de España sin duda, entre las top cinco de Europa y entre las diez del mundo según los rankings de Financial Times, The Economist, América Economía. Nuestro espíritu emprendedor forma parte del ADN de la escuela”, expresó. La mayoría de los alumnos no españoles son 80% de América Latina, de Colombia, Perú, Venezuela, México, Chile y alumnos sueltos como de Bolivia.

Svetlana Salvatierra
15 de septiembre de 2013
Publicado en El Financiero 


Buscar en este blog

...lo más leído del blog en un mes