...mis fotos

A la izquierda Potosí y a la derecha Cochabamba, el río Caine es la frontera entre ambos departamentos...

18.10.11

PIEB investiga el impacto en los relictos

La importancia de los relictos de bosque en la provisión de agua para la vida y producción en comunidades afectadas por la deforestación en la TCO del pueblo Leco de Apolo, es la investigación que impulsa el PIEB, a cargo de Óscar Loayza.
Este proyecto fue uno de los ganadores de la convocatoria de investigación “Los beneficios de la naturaleza y su contribución al bienestar de los bolivianos”, lanzada por el Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB), con la participación de Conservación Internacional (CI) y será financiada por la Embajada Real de Dinamarca.
El concepto de un relicto es un organismo que en otras eras fue abundante en una gran área, y que ahora está sólo en pequeñas áreas y se convierte en zona endémica. En este caso, los bosques del área protegida Madidi y el territorio del pueblo leco.
El coordinador del equipo es Óscar Loayza, trabajará con los investigadores Leonardo Sompero, Pablo Blacutt y Diego Rivero en Apolo, capital de la provincia Franz Tamayo, al norte del departamento de La Paz.
La Tierra Comunitaria de Origen (TCO) Leco tiene una sobreposición sobre el Área Protegida del Parque Nacional Madidi. Uno de sus ingresos, al sur, es Apolo.  En uno de los polígonos que está en proceso de saneamiento de tierras se alertó que desde la década del 70 hay un impacto generado por la actividad de “colonos” que llegaron sin planes de colonización.
La tala indiscriminada, el chaqueo para ampliar la frontera agrícola, la ganadería, minería y otras actividades están afectando a las fuentes de agua y el bosque se ha ido destruyendo.
“La investigación busca que los relictos  —pequeñas partes de bosques que aún quedan en la zona— se mantengan para evitar que influya en la conexión y dotación de agua que ya está disminuyendo”, señaló Loayza. Además, los lecos alertaron sobre la falta de agua y agua de calidad para consumo humano, de animales y riego y pequeños enfrentamientos entre habitantes.
Una primera fase de la investigación corresponde a trabajar con los lecos para identificar los  lugares donde el bosque se relacione al agua y la producción al consumo. “Leonardo Campero, uno de los dirigentes apoyará el proyecto para preservar los bosques”, destacó Loayza.
En la segunda fase, analizarán la estructura y capacidad del bosque estudiado. “Esperamos que las medidas que les aconsejemos se realicen de manera estricta”, manifestó Loayza.
La investigación de campo empezó en octubre y continuará en noviembre, en la época de lluvias. “Cada comunidad es importante para la conservación de los bosques y el buen consumo del agua”, aseveró.

SS. Publicado en El Financiero, 16 octubre 2011

Buscar en este blog

...lo más leído del blog en un mes