...mis fotos

A la izquierda Potosí y a la derecha Cochabamba, el río Caine es la frontera entre ambos departamentos...

22.2.13

Javier Aguilera: Uso de semillas certificadas de papa y haba duplica rendimiento de cultivos

— ¿ Cómo llega el proyecto Semillas Andinas al país?
— Es una iniciativa de Bolivia, Ecuador y Perú que conjuntamente con las Naciones Unidas deciden elaborar un programa regional que pretende mejorar el acceso y uso de semilla de calidad, principalmente en la zona alto andina y con énfasis en la agricultura familiar campesina.
— ¿Cuándo inició?
— En Bolivia tenemos un retraso de nueve meses. Debió iniciar en  enero de 2011 y fue en noviembre de ese año. Se trabaja en los departamentos de La Paz, Oruro y Potosí, en rubros de papa, haba y quinua. Estos cultivos son muy importantes en la dieta y nutrición de los pobladores de esas regiones y en la de zonas urbanas.
— ¿Cuáles son los objetivos?
— El objetivo general es mejorar la producción, uso y acceso de semillas de calidad. En Bolivia tenemos cuatro componentes. El primero es el fortalecimiento productivo. En los tres departamentos estamos trabajando en 14 provincias, 18 municipios y 30 comunidades. Esto significa mejorar o complementar el conocimiento que ellos tienen. Respetamos mucho el saber local, las tradiciones usos y costumbres que ellos tienen y complementamos con innovaciones tecnológicas, fruto de la investigación.
— Un ejemplo…
— Control del gorgojo de los andes o gusano blanco. Esta plaga puede ocasionar la pérdida de hasta el 100% del cultivo de papa si no es tratado. Por ejemplo, se puede hacer camellones altos (más tierra alrededor del tallo) para que las larvas que caen al suelo tarden en ingresar al suelo y al tubérculo. Hay formas de cuidar el cultivo y no usar químicos. También fortalecemos sus conocimientos en la parte comercial para que conozcan mejor el mercado, puedan ingresar y posicionarse. El segundo componente del proyecto busca que tengan una visión empresarial. Nunca antes habían producido semilla certificada. En tres años se deben  conformar 13 pequeñas empresas semilleristas legalmente conformadas con planes de producción y de negocio establecidos. El tercer componente es un acercamiento al sistema financiero. Nos reunimos con el BDP, BancoSol y Prodem para ver si pueden flexibilizar sus garantías, requisitos. El BDP anunció que pueden abrir un programa para el pequeño productor semillero.
—¿Cuál es la diferencia entre ser productor de papa y productor de semilla?
— La diferencia está en que para producir la semilla certificada tiene que cumplir una serie de requisitos según regulación para no descalificar; además deben estar inscritos en el registro nacional de productores. Los apoyamos.
— ¿Cuántos están registrados?
— Trabajamos con 30 agrupaciones nuevas, un total de 534 agricultores en los tres rubros. Hay asociaciones antiguas que producen en volúmenes significativos, pero según estadísticas, en el occidente de Bolivia solamente el 3% de los productores utiliza semilla certificada. El 97% usa como semilla cualquier papa, igual sale una planta, pero en menor cantidad y baja calidad. Con haba y quinua sucede lo mismo. Además, una semilla certificada cumple con características de sanidad, fisiológicas y otras.
— ¿Cuál es la producción de semillas en el país?
— El rendimiento de la papa es de 5,6 toneladas por hectárea; la del haba es de 1,6 toneladas y de la quinua de 0,5 toneladas. Con el proyecto, el año pasado hemos logrado un rendimiento que casi se duplica: 9,6 toneladas por hectárea en papa, 2,7 toneladas de haba. En quinua no nos fue bien porque las inundaciones nos afectaron, es un cultivo muy expuesto a factores climáticos adversos.
— De ese rendimiento, ¿cuánto se destina a las semillas?
— Pasa por un proceso de clasificación y selección por tamaño y calidad. Las más grandes y más pequeñas van a los mercados porque no son ideales para sembrar. La papa para semilla es del tamaño de un huevo. También se revisa si el almacenamiento es el adecuado. Una vez que pasan ese examen, el Iniaf emite el certificado de que está legalmente bien producido. Vendimos de Bs 200 a Bs 240 el quintal de papa y el de haba subió de Bs 300 a Bs 600; el kilo de quinua subió de Bs 60 a Bs 66. Ya se habla de que este proyecto sea nacional y que atienda el problema del uso de semilla de forma integral en la región.
— ¿Importamos semilla?
— Hay papa peruana. Lo que más se produce en el país es la papa huaycha y la holandesa. Identificamos las más comerciales porque no queremos correr el riesgo de insertar variedades que no tengan un mercado definido. Si logramos doblar la producción a 10 ó 12 toneladas, ya no se pensaría en importar papa. Queremos beneficiar a 1.500 usuarios y producir unas 1.000 toneladas métricas de semilla. Y que el proyecto sirva de modelo a otros cultivos.
– ¿Qué presupuesto tienen?
– Unos $us 5 millones para los tres países. A Bolivia le corresponde $us 1.360 mil para los tres años. El financiador es la cooperación española AECID. Trabajamos 11 personas en el país.
– ¿Qué es lo más difícil?
– La  aceptación del cambio por parte de los beneficiarios. Todavía tienen un poco de susceptibilidad, incertidumbre y desconfianza de que las cosas vayan a funcionar.
Perfil
Nombre: Javier Aguilera
Nació: 26-05-1965
Profesión: Ingeniero Agrónomo
Cargo: Coordinador Técnico Nacional del proyecto Semillas Andinas
Doctor en Ciencias de Suelo y Medio Ambiente
Es paceño. Se tituló en la Facultad de Ciencias Agrícolas y Pecuarias de la Universidad Mayor de San Simón (Cochabamba). Tiene una Maestría en Horticultura de la Universidad de Wisconsin (Estados Unidos). Es Doctor of Philosophy (Ph.D) en Ciencias de Suelo y Medio Ambiente de la Escuela de Agricultura, Alimentos y Recursos Naturales de la Universidad de Missouri. Tiene un Diplomado en Educación Superior (UMSS) y especialidades en Mercadeo Agrícola y Tecnología de Semillas. Su experiencia laboral desde noviembre de 1989 hasta mayo de 2011 se desarrolló principalmente en la Fundación para la Promoción e Investigación de Productos Andinos (Proinpa): Entre sus responsabilidades estuvieron proyectos de investigación sobre desarrollo de tecnología para potenciar la producción de quinua orgánica; el fortalecimiento de capacidades de innovación participativa para luchar contra la pobreza en Viacha; la adaptación al Cambio Climático en zonas de altura y otros. Desde octubre de 2011 es  Coordinador Técnico Nacional de Semillas Andinas.

Svetlana Salvatierra
Publicado en El Financiero, 27 de eenro de 2013

Buscar en este blog

...lo más leído del blog en un mes