...mis fotos

A la izquierda Potosí y a la derecha Cochabamba, el río Caine es la frontera entre ambos departamentos...

23.11.13

INIAF impulsa innovación que abarate el costo de alimentos

Varias veces cambió de nombre, objetivos y dependencia, y en la actual gestión gubernamental, el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) logró avanzar en la investigación agrícola. Por su importancia, nueve rubros fueron priorizados.
El objetivo de esta institución descentralizada, bajo tuición del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, es mejorar la producción y, en su caso, el valor nutricional del trigo, la quinua, la papa, hortalizas, arroz, maíz, caña de azúcar, ganadería y forrajes, y bosques.
“Son los nueve rubros en los que se está trabajando en innovación y en desarrollar variedades biofortificadas, variaciones genéticas que incrementan el valor nutricional”, precisa el director ejecutivo del INIAF, Gabriel Hoyos.
Por ejemplo, en mayo, tras años de investigación, se presentaron dos variedades híbridas de maíz en Yacuiba (Tarija) con alto valor nutricional y rendimiento del cultivo. La importancia de esta investigación es que estuvo orientada al mercado. ¿Cuál es el mercado del maíz duro?: son las granjas porcinas y avícolas que exigen maíz de mayor valor nutricional para obtener su producto en menor tiempo. Y también los productores que quieren variedades resistentes a las sequías. “Esta investigación (cultivos) se realizó durante años malos en el clima”.
Como en el caso del maíz, equipos técnicos especializados realizan una serie de pruebas y estudios con los otros alimentos.
El INIAF tiene tres direcciones técnicas nacionales: una de investigación, otra de semillas y la de asistencia técnica. Posee un presupuesto de $us 52 millones para cinco años. Para 2013 presupuestó invertir Bs 86 millones y va por el 60% de la ejecución. Para el próximo año destinará Bs 140 millones, valor que contempla el desarrollar investigaciones en alianza con las universidades.
“Vamos a desarrollar investigación en los rubros estratégicos. Los dos anteriores años fueron de conformación de equipos y de adquisición de equipamiento para el proyecto”, precisa Hoyos. Uno de los pilares del modelo de investigación al que apuesta el INIAF es incorporar a productores, consumidores, universidades fundaciones y otras entidades que aportan al desarrollo agrícola del país. “Este año fue excepcional en formación de capacidades, estructuración de acuerdos y alianzas”.
Además se buscará recuperar productos originarios, de los cuales se tiene material guardado en el banco de germoplasma de Cochabamba con 15.000 accesiones. Mejorar la genética implica un proceso de limpieza y purificación de cuatro a ocho años de las semillas, luego éstas se categorizan hasta obtener una variedad certificada bajo estándares exigidos. “Toma tiempo”, enfatiza Hoyos. Por ejemplo, para contar al menos con diez variedades de trigo adecuadas al clima y suelos bolivianos, antes, investigaron unas 100 especies.
El cambio climático y el modelo de desarrollo agrícola que no afecte al pequeño productor y consumidor con altos costos y precios, son parte de la investigación.
En la década de los 80, el INIAF certificó 7 toneladas (t) de semilla, en 2009 llegó a 70.000 t y en 2012 a 95.000 t. Para mejorar la planificación esperan los resultados del Censo Agropecuario.
Consumidor y mercado también se investigan
El INIAF también trabaja en el análisis del mercado y del consumidor. “Hay gustos y tendencias de los consumidores, como en el caso del maíz que requieren los productores que a su vez lo venden a los avicultores” (que ofertan carne de pollo), ejemplifica el director de la entidad, Gabriel Hoyos.
Otro caso al que hacen seguimiento es el de la papa, que en la actualidad es muy demandada en su variedad harinosa. “Estamos trabajando para obtener (la denominada) papa industrial, que es la que se emplea especialmente en los restaurantes de comida rápida”, y que por ahora se importa.
¿Y si el mercado y consumidores no conocen otras opciones de alimentos nativos del país, con alto valor nutricional y accesibles a sus bolsillos? Hoyos responde que para llegar a la mayor cantidad de personas e instituciones, “los planes de implementación de los programas de investigación e innovación se desarrollan en diferentes espacios, en base a talleres con productores, consumidores, productores, universidades, fundaciones y otros. Queremos cambiar la forma de investigación que se hacía”.


‘Nuestro SIGMA nos reporta 60% de ejecución financiera’ 

Gabriel Hoyos. Es director ejecutivo del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) desde abril y destaca que hasta diciembre ejecutarán el 80% de su presupuesto, cuando el año pasado no superaron el 39% de ejecución financiera.
 
— ¿Cómo encontró al INIAF?
— Lo hallé con muchos esfuerzos para ejecutar los fondos del PISA (Proyecto de Innovación y Servicios Agrícolas) —que consiguió financiamiento del Banco Mundial por valor de $us 39 millones— y para la conformación de equipos de trabajo y adquisición de bienes y tecnología. Y con algunos problemas de ejecución, pero los superamos y hoy nuestro SIGMA (Sistema Integrado de Gestión y Modernización Administrativa) nos reporta 60% de ejecución. Además, tenemos muchos compromisos que honrar en estas semanas para llegar al 67%. Nuestra meta es cerrar con el 80% de ejecución financiera a diciembre.
— ¿Por qué no se ejecutará el 100% de lo programado?
— Hay algunas explicaciones. En 2012 se inscribieron en el presupuesto Bs 18 millones, pero este año las recaudaciones sólo fueron de 10 millones. Hubo mucha expectativa de recaudación el año pasado, pero en esta gestión se manifestaron algunos problemas de sequía en el Chaco, lo que evitó que se llegue a lo previsto. Hablamos de 8 millones que se recaudaron, pero no fue por ineficiencia. Asimismo, varias grandes licitaciones internacionales de equipos de laboratorios constantemente han sido declaradas desiertas y eso causa que no se ejecute lo presupuestado. 80% de ejecución financiera es un buen promedio en comparación al año pasado.
—¿Cuánto se ejecutó en 2012?
— Se ejecutó el 39%. Nosotros tenemos la Dirección General de Semillas que tiene la facultad de certificar semilla en el ámbito nacional y por eso tenemos un cobro en todo el territorio nacional; de Santa Cruz recauda entre el 70% y 80%, éste es el principal ingreso. También tenemos recursos del Tesoro General de la Nación (TGN) para gastos operativos, el crédito del PISA de $us 39 millones, Cosude nos da $us 2,6 millones y Danida $us 2,2 millones que conforman el presupuesto global del INIAF de $us 52 millones para cinco años. Este año inscribimos Bs 86 millones, de los cuales queremos  ejecutar el 80%.
— ¿Y cómo se avanzó en temas de investigación?
— Este año fue excepcional en formación de capacidades y acuerdos con universidades. Se tiene Bs 140 millones para 2014.
 
Perfil
Nombre: Gabriel Hoyos
Profesión: Economista agrícola
Cargo: Director ejecutivo del INIAF
Economista agrícola
Es chaqueño y economista boliviano. Siguió la maestría de Economía Agrícola en la Universidad de Reading, Inglaterra. Durante 10 años fue vicepresidente del Banco Unión. Fue consultor independiente y director del Programa de Tierras en el departamento de Santa Cruz, además de dictar cátedra en la Universidad Evangélica. El 26 de abril asumió la Dirección Ejecutiva del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF).

Svetlana Salvatierra
17 de noviembre de 2013
Publicado en El Financiero 

Buscar en este blog

...lo más leído del blog en un mes